Ser masajista profesional: que debes saber para ejercer

ser masajista profesional - pexels

No existe una carrera como tal para ser masajista, pero para convertirse en un masajista profesional es necesario tener conocimientos y cursar alguno de los muchos cursos de formación para ello. Ser masajista profesional requiere de unas altas dosis de vocación ¿la tienes?

Desde cuestiones sobre formación y especialización hasta la creación de tu propio negocio: Consejos para ser masajista profesional. Lee nuestro artículo para ver cómo ser masajista profesional e incorporarte al mercado laboral como autónomo o trabajar por cuenta ajena. Hemos hecho un recorrido por el laberinto de las distintas áreas donde se puede uno especializar para ser masajista profesional ¡Vamos!

Consejos para convertirse en masajista profesional

  1. Ser masajista profesional es una profesión con futuro, sobre todo en el sector preventivo
  2. ¿Qué se necesita para ser masajista profesional y dónde trabajar?
  3. ¿Qué tipos de masajes hay?
  4. ¿Se puede ser masajista sin formación?
  5. Especialización: ¿Qué nicho debes utilizar para ser masajista profesional?
  6. Empezar a ser masajista profesional: ¿a tiempo parcial, con consulta propia o a domicilio?
  7. Trabajar como masajista a domicilio: más que simplemente visitar clientes
  8. Otros consejos para masajistas autónomos: captación de clientes
ser masajista profesional - pexels

Ser masajista profesional es una profesión con futuro, sobre todo en el sector preventivo

No hay duda: hay mucho que hacer como masajista. Además del clásico masaje de bienestar para clientes privados, los problemas posturales en el trabajo son uno de los principales motivos por los que se recurre a las prácticas de masaje.

Con demasiada frecuencia, las personas levantan demasiado peso en el trabajo o realizan demasiadas actividades sedentarias, lo que provoca tensiones que en algún momento de la vida profesional se manifiestan en los clásicos dolores de espalda, hombros u otros. Ya no se trata de aflojar grupos musculares individuales, sino de hacer que todo el aparato postural vuelva a ser funcional.

Los tratamientos preventivos serán cada vez más importantes, y en ámbitos en los que hasta ahora se habían descuidado, es decir, como servicio preventivo en el lugar de trabajo.

Pero ¿qué masajes se demandan y en qué ámbitos? ¿Y qué formación hace falta para ser masajista profesional? En este artículo arrojamos algo de luz sobre el tema y te mostramos en qué ámbitos puedes trabajar como masajista.

¿Qué se necesita para ser masajista profesional y dónde trabajar?

Hay muchos tipos de masaje. La categorización comienza con la distinción entre variantes tradicionales y del Lejano Oriente y se profundiza con los tipos individuales de tratamiento.

Ser masajista profesional no es lo mismo que ser fisioterapeuta. En España, la fisioterapia está regulada por una carrera universitaria y permite que estos profesionales se traten lesiones y patologías. El masajista profesional da masajes relajantes y alivia el dolor y el estrés.

Examinaremos cada una de las técnicas de masaje, dedicado a la especialización y la creación de un nicho. Al fin y al cabo, el trabajo por cuenta propia debe verse coronado por el éxito.

Pero, ¿cuáles son las diferencias a la hora de ejercer el masaje como profesión? ¿Qué formación se necesita para ser masajista profesional? ¿Y cómo se puede ser autónomo en esta profesión?

Si buscas un TPV para iniciarte como masajista profesional ¡te ayudamos! Puedes usar nuestro comparador de sistemas de punto de venta ¡Vamos!

¿Qué tipos de masajes hay?

Masajes de bienestar y relajantes

Masajes de relajación como medidas puramente preventivas o masajes cosméticos ofrecidos en salones de belleza o SPA. Estos sólo pueden realizarse en personas sanas, no se permite la promesa de curación, se pagan de forma privada y son puramente estéticos.

Masajes médicos

Son masajes para restablecer la salud ofrecidos en centros de salud o consultas terapéuticas. Son realizados por profesionales de la medicina, fisioterapeutas, y deben ir bajo prescripción médica. Este tipo de masajista también emiten diagnósticos terapéuticos.

Quiromasajes

Este tipo de masajes no son terapéuticos ni sirven para tratar lesiones, son realizados por una persona con cierta formación específica, aunque sus fines son estéticos y relajantes. Es una disciplina diferente a la fisioterapia.

¿Se puede ser masajista sin formación?

La pregunta es frecuente: ¿Es posible ser masajista profesional sin formación? Sí, si quieres ser masajista del bienestar. En teoría, no se necesita formación para ejercer esta profesión.

Sin embargo, como suele ocurrir, un certificado que acredite que te has formado como masajista ayuda enormemente. Puedes realizar cursos de formación específicos para realizar este tipo de masajes y no lesionar a ningún cliente. La formación y los conocimientos básicos de anatomía y de técnicas manuales para manipular la piel y los músculos, metodologías y estímulos para lograr efectos positivos en el cliente no son obligatorios, pero si necesarios para poder realizar un buen trabajo y ser masajista profesional.

La situación es diferente para los masajistas médicos o fisioterapeutas. Aquí se imparte una formación reconocida por el Estado, en la Universidad.

ser masajista profesional - pexels

Especialización: ¿Qué nicho debes utilizar para ser masajista profesional?

Especialmente, si no eres fisioterapeuta, necesitas tu propio nicho como masajista de bienestar. Así te aseguras de que los clientes potenciales sepan qué masajes das. El principio de un masaje de «talla única» no funciona cuanto existe tanta variedad de técnicas de masaje.

Los masajes tradicionales se realizan en todo el cuerpo o sólo en algunas partes, por ejemplo, y pueden tener un efecto puramente cosmético (piel), relajante (tensión) o de mejora de la eficacia (masajes deportivos), según el objetivo y la finalidad.

Las técnicas de masaje de Extremo Oriente se centran más en la activación de los campos energéticos del propio cuerpo mediante diversos elementos y medios estimulantes (cuencos tibetanos, cristales, piedras, etc.).

Por supuesto, también se puede distinguir entre grupos destinatarios (masajes deportivos frente a masajes para embarazadas). También se pueden diferenciar las distintas técnicas (ventosas, masaje de fascias, drenaje linfático, piedras calientes, acupresión, masaje shiatsu, terapia de campos magnéticos, etc.).

La especialización va necesariamente de la mano de la definición de un grupo destinatario. Esto, a su vez, repercute en la cuestión de cómo quieres montar tu propio negocio como masajista: la famosa pregunta de cómo y dónde.

¿Cómo hacerse con un buen sistema de caja?Ahora es muy fácil si usas nuestro comparador de cajas registradoras ¡Venga!

Empezar a ser masajista profesional: ¿a tiempo parcial, con consulta propia o a domicilio?

Además de la cuestión de qué quieres ofrecer exactamente (véase el breve resumen del punto anterior), también tienes que plantearte si quieres abrir tu propia consulta de masajes o trabajar como masajista a domicilio, por ejemplo. Por supuesto, también puedes llevar tu negocio desde casa.

En cualquier caso, es importante que dejes constancia de todas las consideraciones en un plan de empresa. Allí puedes definir tus estrategias de fidelización de clientes, si vas a aprovechar las redes sociales para darte a conocer, métodos de reservas y envío de recordatorio de citas, si vas a aceptar pagos con tarjeta, el programa de caja registradora, etc.

Trabajar como masajista a domicilio: más que simplemente visitar clientes

Cuando uno se desplaza al domicilio del cliente como masajista particular, puede tener una gran cantidad de potenciales clientes. Como es de suponer, no se trata sólo de visitas a domicilio para masajes o visitas a residencias de ancianos y personas mayores. También hay un amplio campo de actividad para los masajistas de bienestar en ferias, congresos y otros eventos, así como en actos privados (bodas, celebraciones). En muchas empresas, los masajes también forman parte de la vida diaria en la oficina.

Ten en cuenta, no obstante, que como masajista a domicilio no tienes costes de un local físico, pero no debes subestimar los gastos de desplazamiento. También en este caso debe realizarse previamente un análisis adecuado de la ubicación. Y, por supuesto, como masajista a domicilio, también debes contar con medidas publicitarias eficaces.

Otros consejos para masajistas autónomos: captación de clientes

¿Qué más debes tener en cuenta si quieres ser masajista y trabajar por cuenta propia en esta profesión?

Asegúrate de que la programación de tus citas funcione a la perfección, con una buena aplicación que también te permita imprimir recibos, incluso como masajista a domicilio en tu propia tableta o smartphone. Esto te da verdadera independencia y te permite hacer tu trabajo sin las molestias de la burocracia.

Entonces, ¿cómo conseguir nuevos clientes? En primer lugar, depende de tu nicho, es decir, de los servicios que ofrezcas. Luego también dependerá de si trabajas a domicilio o en tu propia consulta.

Sin duda alguna, las redes sociales son una gran forma de darse a conocer y captar clientes. Utilizar las redes sociales para empresas para hacer crecer tu negocio es una gran técnica que todos aplican.

Despierta tu potencial

Convierte tu pasión por los masajes en tu profesión. Nosotros te ayudamos con la elección de tu caja registradora. Es muy importante elegir bien y ¡puedes hacerlo usando nuestro comparador!

Se advierte de forma expresa que este artículo no sustituye al asesoramiento jurídico (fiscal).

¡No pierdas más tiempo, encuentra tu solución perfecta ahora con nuestro comparador!

Otros artículos de interés